viernes, 26 de abril de 2013

SOBRE VUELOS




SOBRE VUELOS

El día que el vendaval se llevó a Germán, la vida empezó a ser otra. Mamá  se varó en el lamento de haberlo subido con ella a tender a la azotea. Y allí se quedó. Papá, que había salido a buscarlo, volvió con una grulla, dos palomas, una cometa y un racimo de globos descoloridos. Pero no era lo mismo. Germán había dejado un vacío muy grande difícil de llenar. A veces, asomados a la ventana, lo veíamos pasar volando. Lo llamábamos a gritos y él saludaba como si fuera en autocar.
Una tarde otoñal el viento lo dejó en la puerta. Lo abrazamos todos. Menos papá, que se había ido de nuevo a buscar cosas que volaran. Germán había crecido un palmo y estaba despeinado. Nos contó como era el mundo, pero desde arriba. Altanero. Mamá seguía lamentándose de lo de la azotea. De nada servía que Germán diera saltos ante ella diciéndole que había aterrizado. No volvió a ser la misma. Él tampoco, se creía muy volátil. Y alardeaba de ello. Pero el que más cambió fue nuestro padre, que nunca regresó y nos conformamos con un señor que vivía enfrente. Y no se parecía en nada.
                  
                                                                                 Texto: Migelángel Flores

Ahora sí. Este es un gran momento para mí porque tengo el honor de presentar este hermosísimo relato de Miguelángel Flores con una ilustración mía. Sobre vuelos fue seleccionado en el concurso Esta Noche Te Cuento (ENTC) del pasado mes de junio y después pasó a la gran final. Ahora con mi ilustración, emprende un nuevo viaje. Estoy que no quepo en mí. Ahí van los dos cogidos de la mano. Hala, ¡A volar!
No dejéis de pasar por su blog Eternidades y pegos si queréis pasar un buen rato, eso sí, poneros a gusto, sin prisas y sumergiros en sus letras. Es un verdadero placer de los que enganchan. Ya me lo contaréis.

10 comentarios:

  1. Ahora si que está completo Inés, te quedo maravilloso y unido al relato todo se engrandece.
    Felicitaciones para los dos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San, me encanta verte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué gusto estar en tu casa, Inés.
    Es uno de los regalos más acertados que me han hecho nunca. Está clarísimo que eras la persona ideal para ilustrar este micro. De hecho, aún no te conocía cuando ideé esta historia, pero ahora tengo claro para qué la escribí. Ahora está completa.

    Un abrazo enorme, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Par mí ha sido un gustazo, he disfrutado mucho mientras he llevado esta historia en la cabeza. Gracias mil.

      Otro abrazo enorme, amigo.

      Eliminar
  3. Fantástica como siempre. Te eché de menos en Úbeda para darte un par de apretujInes. Besotes de los que no se lleva ni un vendaval

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido anónimo, tú siempre ahí, tu sí que eres fantástico. Aunque no fuí estuve con todos vosotros y me muero de envidia cuando veo las fotos.

      Más besos de esos

      Eliminar
  4. Preciosa ilustración para un precioso micro. Gracias Ines por regalarnos estas cosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Xavier, un placer verte por aquí.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa ilustración Inés. Soy una admiradora de tus pinceles que te sigo en silencio, como si romper el muro de los comentarios fuera transgredir un espacio que es muy tuyo. Pero ¡ya está! se me ha roto, porque resulta que Miguel Angel es de los escritores que admiro y como no puedo resistirme a sus letras pues aquí me tienes comentando.

    Un abrazo fuerte por tu arte,
    desde mis palabras, y desde mis bocetos. Besos.

    ResponderEliminar
  7. La ilustración es preciosa Inés, te hace soñar aún más, dimensiona la historia y la proyecta. Así volamos con la ropa en los cordeles también nosotros. ¿Por qué preocupará tanto que la gente vuele?

    Ana

    ResponderEliminar